Ricard Querol, nuevo Director General de Iplan

Buenas tardes, Ricard, bienvenido y muchas gracias por dedicar este rato a hablar con nosotros. Para empezar, ¿te importaría que conociéramos de dónde eres, qué edad tienes y tu estado civil?

Claro que no, yo nací en Barcelona y he vivido siempre en Esplugues de Llobregat. Tengo 48 años, estoy casado y tengo tres hijas de 16, 15 y 12 años… en plena efervescencia adolescente.

¿Cómo fue tu infancia? eras un buen estudiante?

En referencia a mi infancia, creo que fue buena, éramos tres hermanos y hacíamos muchas actividades en familia. Por lo que respecta a los estudios, siempre los he considerado de importancia, desde pequeño. En casa no había antecedentes de estudios universitarios, por lo que debo agradecer a mis padres, y en especial a mi madre, la insistencia y los esfuerzos que hicieron para que pudiéramos llegar a la Universidad. Fui un buen estudiante y creo que, con el tiempo, “he podido recoger los frutos”, por eso creo mucho en la formación como medio para desarrollarse profesionalmente.

¿Qué carrera estudiaste y por qué escogiste esa carrera?

Yo lo único que tenía claro es que quería estudiar ingeniería, básicamente porque estaba más familiarizado con los números. Me atraía mucho el tema de infraestructuras y, aunque en un inicio me hubiera gustado estudiar cualquiera de ellas, finalmente entré en la Escuela de Ingenieros de Caminos de Canales i Puertos y salí como “Ingeniero Técnico en construcciones civiles”.

Cuenta algo sobre tu trayectoria laboral antes de llegar a IPLAN.

Terminé los estudios en una época complicada, después de los Juegos Olímpicos, en los que había pocas oportunidades laborales. Al cabo de unos meses, me dieron la oportunidad de trabajar en Intecasa, un laboratorio donde se realizan los ensayos sobre los materiales de construcción y al cabo de unos dos años terminé siendo uno de los jefes de laboratorio de Tierras del Ebro, hasta que llegó un momento en que yo tenía ganas de ver todo el conjunto de una obra y no sólo los ensayos.

Fue entonces cuando entré en Ibering, que es una empresa de ingeniería, donde empecé a realizar direcciones de obra. La mayor obra en la que participé como director de obra fue la remodelación de toda la Gran Vía de las Corts Catalanas.

En este punto, me interesaba mucho entrar en una empresa en la que conocer la visión global de la gestión de proyectos y de infraestructuras. Así entré en SGS, donde empecé como técnico y acabé llevando a un equipo de Project Management. Estuve siete años hasta realizar el cambio hacia IPLAN.

¿Cómo fue tu primer contacto con IPLAN? ¿Fue entonces cuando empezaste a formar parte del equipo? ¿Cómo tomaste la decisión de ir hacia allí y por qué?

La propuesta la recibí por parte de Josefina y Javier (los fundadores de la empresa), con quienes había coincidido en algún proyecto en SGS. Entonces, yo llevaba siete años en una multinacional en la que me veía “haciendo carrera” y con mi mujer acabábamos de tener una hija y esperábamos a la segunda, cuando me convencieron para atreverme a emprender esta aventura de IPLAN.

En la balanza había por un lado un proyecto de una multinacional que estaba consolidado, por otro la incertidumbre que suponía una empresa que apenas empezaba pero que, si salía bien, me permitiría trabajar a mi manera y organizar las cosas como una empresa nueva. Finalmente, esto pesó más que todas las incertidumbres que suponía el cambio, y creo que fue una buena decisión porque, de momento, hemos llegado hasta aquí.

Tomaste la decisión de ir con Josefina y Javier, apostar por IPLAN y ¿en qué posición empezaste?

Empecé en IPLAN como técnico de obra civil. Pronto fue necesario formar un equipo con más profesionales y fui el responsable del área de obra civil. Con el crecimiento de la empresa y la creación de nuevos departamentos, seguí como responsable del Departamento de Project management y Construcción.

Esto hasta que la empresa dio otro paso adelante y fue necesario crear la figura del “Director de operaciones y desarrollo de negocios”, el responsable de los diferentes departamentos, configurándose un poco la estructura que tenemos ahora.

¿Cómo te sientes después de conseguir este ascenso?

Bien, con mucha ilusión, muchas ganas y al mismo tiempo con un gran sentido de responsabilidad. Lo llevo con bastante naturalidad creo yo, me considero una persona bastante ponderada y serena con sus acciones, y ha sido un proceso gradual hasta hacer público el nombramiento.

¿Tienes algún objetivo a cumplir dentro de IPLAN a corto o largo plazo?

Las últimas decisiones de este año a nivel de reestructuración de departamentos suponen potenciar los servicios generales y una mayor autonomía para los departamentos.

Más allá de esta reestructuración, los planes estratégicos que tenemos definidos a nivel de empresa tienen que ver con realizar diversificación de clientes, una expansión territorial y también intentar que la empresa sea más eficiente, rentable y socialmente comprometida.

La empresa quiere que las personas que trabajan se sientan orgullosas y cómodas trabajando, porque facilita ser más eficientes, más profesionales y también crear un equipo de trabajo cada vez con más experiencia

Has comentado que estáis intentando crecer territorialmente… ¿Hay algún sitio donde ya tengáis fijado el punto de mira?

Hemos puesto como objetivo avanzar hacia un ámbito más nacional, no sólo Cataluña y Baleares. Básicamente, un crecimiento territorial hacia el Levante, todo lo que sería el Arco Mediterráneo, por la naturalidad que supone la expansión a una región cercana y dinámica, con Andalucía y después hacia el centro. A partir de ahí, las expansiones hacia el norte y noroeste serían posibles de cara a una futura etapa.

En nuestro día a día, todos intentamos contribuir a la lucha contra el cambio climático… ¿Has pensado en algún tipo de propuesta o medida concreta para que la empresa vaya también en ese camino?

La apuesta que existe, dentro del plan estratégico ya arrancado por Josefina y Javier, es trabajar sobre la Responsabilidad Social Corporativa (RSC), que es todo lo que tiene que ver con el compromiso que tiene la empresa con su entorno social, y también tiene una parte muy importante sobre la sostenibilidad en general. La acción más inmediata es la renovación de la flota de vehículos, ya los hemos seleccionado siendo más exigentes con el objetivo de cero contaminaciones.

Ahora vamos un poquito más al ámbito personal para que te podamos conocer un poquito mejor. ¿Cuál es tu color favorito?

Está claro, el rojo.

¿Un libro que te guste?

Me viene a la cabeza «Diarios de motocicleta», la crónica de Ernesto el Che Guevara.

¿Qué serie nos recomiendas?

Estoy viendo «Sucesor Designado».

¿Tienes alguna película favorita?

«Dos Hombres y un Destino».

¿Aficiones? ¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?

Lo que me gusta, aunque no practico tanto como quisiera, es el pádel.

También ayudo a desarrollar el deporte femenino a través del club de gimnasia artística donde va mi hija pequeña, intentando reducir las diferencias respecto al deporte masculino. Creo que la gimnasia enseña valores con los que estoy muy de acuerdo como la cultura del esfuerzo, la disciplina, la perseverancia por cumplir objetivos y también el trabajo en equipo.

Teclea los términos de búsqueda y pulsa Enter